miércoles 2 de junio de 2010

IMPACTO DE ASTEROIDE

Los astrónomos han medido y comprobado los datos cientos de veces en todo el mundo y no hay cabida al error; una gigantesca roca del espacio interceptará a la tierra en su órbita y no hay forma de evitarlo, sales a la calle para observar el cuerpo colosal; lo último que te resta es esperar un milagro, admiras la belleza del evento que sabes está a punto de exterminar a todos ; en medio de la noche notas como el objeto se acerca al horizonte; en ese momento una enorme nube incandescente ilumina por completo la oscuridad dejándote atónito; casi un minuto después se escucha como la tierra cruje, no hay mucho por hacer no importa donde corras la onda expansiva del choque se aproxima y una lluvia de fuego pronto destruirá toda la vida que conoces en el planeta.

Desde que el humano dio sus primeros pasos en la tierra como ser pensante se ha visto intrigado por la inmensidad del espacio y los objetos que lo conforman. El sol, la luna y las estrellas han sido venerados a lo largo de la historia, un ejemplo claro es el registro diario que llevaban los mayas sobre los astros en el cielo.
Los asteroides son cuerpos celestes formados de hierro y silicatos, probablemente producto de la desintegración de un paneta rocoso. Muchos de ellos se encuentran entre Marte y Júpiter, en una zona llamada apropiadamente “Cinturón de asteroides”, aunque existe una región más allá de Plutón conocida como “Nube de Oorb”, que quizá albergue cientos o miles de veces la cantidad estimada en la parte interna del sistema solar.

No es descabellado pensar que uno de estos proyectiles sea lanzado contra la Tierra, puesto que ya ha ocurrido antes. La principal evidencia es el cráter de Chicxulub en la península de Yucatán, causado por un asteroide que tenía dimensiones cercanas a las del monte Everest y se supone extinguió a los dinosaurios hace 65 millones de años.
 
Fanáticos del fin del mundo hacen mención a supuestas profecías mayas que relacionan al 21 de diciembre de 2012 con el posible impacto de un asteroide, pero no hay registro alguno de esta cultura que confirme la veracidad de esa información, cabe mencionar que esta confusión pudo haber surgido durante la última década ya que en el análisis del código secreto de la biblia se encuentran las frases “Fin del mundo 2012, asteroide, muerte” y simplemente a alguien se le ocurrió asignar a los mayas esta predicción solo para acrecentar el temor de la población hacia esta fecha. 

Otra de las mentiras mencionadas en la red es la posibilidad de impacto con otro planeta llamado Hercolubus, que simplemente es un mito proveniente de la literatura que tuvo su origen en la novela “Hercólubus, o planeta rojo” ideado por Joaquín Amortegui (alias V.M. Rabolú). Así mismo un pequeño grupo de científicos postuló la idea de un posible choque contra un planeta “x”, pero hasta el momento dicho planeta solo es una teoría.

La NASA indica que en el 2029 un objeto celeste llamado Apophis (apofis) pasará muy cerca de la órbita terrestre, aproximadamente a unos 40 000 kilómetros de distancia y de nuevo en 2036 con posibilidades de impacto.

Los científicos calculan que es necesaria una roca de entre 5 y 7 kilómetros de diámetro para extinguir el 90% de las especies que habitan el planeta, no sólo por el impacto en sí, sino por los grandes cambios que se generarían en la superficie terrestre y en las condiciones climáticas.
Es importante mencionar ahora, ¿estamos preparados para evitar una catástrofe de tales magnitudes? ¿Seriamos capaces de sobrevivir como especie si una colisión es inevitable? La respuesta a ambas preguntas no la conocemos con certeza.

Imaginemos por un instante que se acerca un objeto con el tamaño suficiente para causar un daño irreversible ¿Qué sucedería?

En primer lugar el objeto virtualmente calcina el lugar del impacto, desprendiendo una cantidad de energía similar a millones de toneladas de TNT creando una onda expansiva con una fuerza demoledora que destruye todo lo que se encuentra a su paso.

Normalmente se pensaría que los habitantes ubicados en el punto contrario al impacto no tendrían daños inmediatos, pero no es así, la fuerza con la que golpea a la tierra desprende millones de fragmentos de roca de distintos tamaños a altas temperaturas, todos estos fragmentos son despedidos a través del cielo y recorren grandes distancias alrededor del globo, algunos pocos quedan atrapados en la órbita terrestre, otros salen, pero la gran mayoría se precipitan sobre como lluvia de fuego ; miles de bosques entran en ignición por efectos de estas rocas y muchas vidas animales y humanas se pierden a pocas horas del impacto, esto solo es el inicio.

Independientemente del punto de impacto (mar o tierra) las fallas tectónicas en la corteza liberan en el mundo innumerables terremotos y tsunamis.

En breve la atmosfera se cubre con enormes cantidades de humo y restos del choque, las cuales bloquean la luz solar y después de la lluvia de fuego vendría un crudo invierno; de la misma forma en que ocurriría un invierno por armas nucleares o súper volcanes

Las pocas plantas sobrevivientes a los incendios mueren por la falta de luz solar, al igual que el plancton desequilibrando por completo el ciclo alimenticio. En pocas semanas habría hambre generalizada y comeríamos lo que fuera para sobrevivir, incluyendo a seres de nuestra misma especie. 

Aunque fuéramos capaces de encontrar alguna fuente de alimento las condiciones afuera serian extremas, el bióxido de carbono y otras sustancias producto de la incineración de miles de bosques regresarían a la tierra en forma de feroces lluvias acidas, toda la energía solar que se supone llegaría en forma de luz comenzaría a acumularse en las grandes nubes de humo polvo y agua que se descargaría brutalmente en forma de tormentas eléctricas … 

Sin duda la más cruel descripción de un apocalipsis seria solo un Edén en comparación con la violenta realidad que se viviría.

















Para ver el siguiente video a cerca de los Rayos Gamma de click AQUI

Reacciones: 

0 Comentarios en "IMPACTO DE ASTEROIDE"