lunes, 28 de marzo de 2011

LA MATAVIEJITAS



Una serie de horrendos crímenes en el año 2003 atraían la atención de los medios de comunicación, un asesino serial se encontraba en las calles de la ciudad de México la crueldad del homicida angustiaba a todo un país propiciando una gran cantidad de criticas al sistema judicial mexicano.

Con un disfraz de enfermera la asesina serial llamada Juana Dayanara Barraza Samperio apodada la mataviejitas irrumpía en los hogares de adultos mayores generalmente mujeres cobrando algo más que las alhajas de sus víctimas, se dice que estrangulaba a los ancianos con un pedazo de tela o su estetoscopio, en algunas ocasiones apuñalaba y abusaba sexualmente de los septuagenarios quienes por su avanzada edad les era imposible defenderse ante una mujer que físicamente les superaba en fuerza.

Su primer victima oficial fue Manuela Torrecillas Bentabal dejando en la escena del crimen huellas digitales parciales, y llevándose algunas de las pertenencias de la occisa. Pronto vio la luz una segunda y tercer victima de nombres Guillermina Leon Noquesa y Maria Guadalupe Aguilar Cortina ambas en el año 2003.

Tras numerosos homicidios en ese mismo año, la policía mexicana empezaba a tomar la posibilidad de que todos esos asesinatos fueran obra de una misma persona, para las autoridades era difícil creer esta especulación ya que en México no es común la presencia de asesinos seriales, y solo se tenía mención de Goyo Cárdenas quien fuera el primer homicida serial de ese país.

Fuera de su vida criminal Juana Barraza era amante de la lucha libre, e incluso participo a nivel profesional bajo el pseudónimo de “La dama del silencio” y en ocasiones se le encontraba vendiendo palomitas de maíz fuera de las instalaciones de las arenas.

Durante la investigación fueron detenidos presuntos sospechosos de nombre Araceli Vázquez y Mario Tablas a quienes se les intentaron adjudicar los asesinatos de Juana Barraza. Ya que Aracely se disfrazaba de enfermera para robar las pertenencias de los ancianos un modus operandi similar al que tenían contemplado las autoridades y Mario Tablas fue procesado por los asesinatos de Maria Eugenia Guzman Noguez y Luz Viveros Padilla, sin embargo aun con estos sospechosos tras las rejas las muertes continuaron.

Finalmente el 25 de enero de 2006 La mataviejitas es detenida en la colonia Moctezuma tras huir de la casa de su ultima victima Ana María de los Reyes Alfaro, en el momento de su arresto, entre sus pertenencias fueron encontradas formas de solicitud de pensión para adultos mayores y una tarjeta que la identificaba como trabajadora social. Tras comparar sus huellas dactilares con las obtenidas en las escenas de crímenes pasados se confirma la identidad de la homicida.

Con un total de 21 casos confirmados de asesinatos de un total de 48, algunos realizados entre 1990 y 2003 Juana Barraza fue sentenciada a 759 años y 17 días de prisión sin embargo según el código penal la estadía máxima en una cárcel mexicana es de 50 años.

Se cree que la conducta criminal de Samperio se vio reflejada por los acontecimientos de su niñez ya que ella misma relata que fue prostituida por su madre a cambio de unos tragos de licor sumado a sus traumas de la infancia Juana tuvo que soportar con la muerte de uno de sus hijos.

En algunas grabaciones de entrevistas hechas a la mataviejitas declaro:
- No merezco perdón ni de dios ni de nadie

anteriores siguientes el fin del mundo