domingo 24 de julio de 2011

ANDERS BREIVIK EL ASESINO DE UTOYA

Anders Breivik tomó la vida de 93 personas y dejó a más de 100 heridos en un par de ataques viles y cobardes para enviar un mensaje de intolerancia en contra de “marxistas multiculturales” y la “islamización de Europa”.

El 22 de Julio de 2011 todo parecía normal en las calles cercanas al complejo gubernamental de Oslo, Noruega, hasta que el terror se desató: un coche bomba hizo explosión causando daños considerables en edificios de hasta 16 pisos, provocando la muerte de 8 personas e hiriendo a varias decenas más. La confusión reinaba y nadie podía explicar quien había atacado de forma tan atroz a uno de los países más pacíficos del mundo, por lo que surgieron versiones muy diversas sobre la causa del atentado, incluyendo a un grupo islámico llamado Ansar al-Jihad al-Alami como responsable del ataque.

Dos horas después, otra desagradable sorpresa volvía a sacudir al país escandinavo: un tiroteo en el campamento juvenil del Partido Laborista Noruego en la isla de Utoya cobraba la vida de 85 personas. El presunto responsable era un sujeto disfrazado de policía, quien aprovechándose de la incertidumbre de los jóvenes los reunió y comenzó a dispararles balas expansivas (del tipo que se utiliza para cazar grandes mamíferos). Algunos afortunados como Khamshajiny Gunaratnam lograron escapar, la sobreviviente narra la escena como una pesadilla:

“Nos informaron de lo que pasó en Oslo y después de contactar a nuestras familias escuchamos disparos. Al principio, creí que era una broma, pero luego algunos de mis compañeros dijeron que era un tipo disfrazado de policía, no sabíamos en quién confiar. Corrí hacia el muelle, junto con otros compañeros, y comenzamos a nadar, preferíamos morir ahogados que por un tiro y la policía no llegaba. Un barco nos ayudó, pero yo aún tenía miedo”

Las autoridades llegaron a la isla de Utoya demasiado tarde por esperar a un equipo especialista en armamento pesado que se retrasó aún más debido a las malas condiciones del bote que los llevaría hasta la isla. En ése lugar detuvieron a Anders Breivik quien se adjudicó la responsabilidad por los dos ataques.

Durante los primeros interrogatorios Breivik dijo que el ataque “fue cruel, pero necesario” y aunque acepta la responsabilidad por los hechos no cree haber cometido un crimen. Para él las personas con ideologías de izquierda, musulmán o de globalización deben ser exterminadas. Unas horas antes de (presuntamente) llevar a cabo los atentados Anders Breivik publicó el manifiesto 2083 - Una Declaración Europea de Independencia que es casi una copia al carbón del escrito La Sociedad Industrial y su Futuro escrito por Ted Kaczynski (Una bomber) publicado hace 16 años que tiene una ideología similar de ultraderecha conservadora. Se cree que Breivik podría haber fabricado los explosivos en su granja a partir de fertilizantes a los que tenía fácil acceso.

La información que se ha filtrado hasta ahora sobre Anders Behring Breivik indica que tiene 32 años, participa activamente en juegos de rol en línea, es graduado de Administración de Empresas, posee su propia granja y no ha reportado ingresos importantes desde 2007. Breivik asegura haber actuado sólo en los dos ataques contradiciendo las versiones de algunos sobrevivientes del tiroteo de Utoya que informan sobre dos o más tiradores. Los escritos de Breivik parecen sugerir la existencia de una agrupación anti-jihad llamada “Los Caballeros Templarios” que se habría formado en 2002 para combatir el avance del Islam en el mundo y detener las ideologías socialistas inspirada en la orden de caballería medieval.

Este lunes 25 de Julio Anders Breivik comparecerá ante un juez para determinar si permanece en prisión preventiva. Según su abogado, el carnicero de Utoya (como se ha llamado a Breivik) desea que su audiencia sea pública para poder llevar su mensaje a más personas. Además ha pedido usar su “uniforme” sin explicarle al abogado de qué clase de uniforme se trata.
anteriores siguientes el fin del mundo